Header AD

Vol 2. • Act XXXIV -34- •「Overgrowth Level」







ACTO XXXIV: FRUSTRACIÓN
<Acto número 34, volumen número 2>

El grito desesperado de la criatura enrojecida de piel bultosa hacía eco por los alrededores mientras, repitiendo la misma frase una y otra vez, un buen kilometraje alrededor del accidente se ponía en guardia. No era casualidad que todo sucediera cuando Yun apareció, la mayoría de incidentes habían ocurrido por su culpa en un punto u otro de la situación.

Los caballeros, en orden de cumplir el voto de lealtad que juraron al entrar dentro de las fuerzas de caballería, se alertan unos a otros y dan la voz de alerta a los cuarteles circundantes (en orden de las agujas del reloj, empezando por el Este y mandando la señal de auxilio hacia Norte - Oeste y terminando con un aviso a los cuarteles centrales). Todos cogían las armas y se enfundaban las armaduras, la tarde que enrojecía el cielo manchandolo de un precioso naranja apagado daba el espectáculo perfecto para que la situación más caótica apareciera.

Por parte del objetivo al cual el monstruo buscaba, parecía estar movilizando a los hombres hasta que oyó su nombre. En algún punto del conflicto, había empezado a ayudar en el despliegue de caballeros y magos especiales por las zonas alrededor de donde se situaría el conflicto. La mayoría de caballeros iban para desalojar una buena parte del distrito sur por lo que pudiera suceder mientras que esperaba a que los cuarteles centrales recibieran el aviso y les mandaran del Gremio de magos algún artefacto que les ayudara en la batalla.

Cuando Emi escuchó el grito desesperado, sus ojos empezaron a abrirse poco a poco mientras que sus labios se torcían de formas que no eran imaginables para una dama, ella sabía en el fondo quién era después de oír los bramidos.

El objetivo se había desplazado sin ninguna pista en la plaza unos cuantos metros más allá del cuartel, debido a su altura y su peso impensable, su velocidad era bastante lenta pero decente como para poder defenderse de cualquier ataque. La gente corría asustada dando voces y empujándose entre ellos, podían verse dos tipos de cartas: la gente que tiraba a los demás para salir antes que ellos de la zona sur mientras que estaban los que trataban de colaborar con los que no tenían tanta movilidad.

Al final, en el corazón humano habita la discordia y el pánico. Muy poca gente se dedicaba a ayudar a gente mayor y discapacitados siendo estos últimos muy mal vistos por la sociedad donde se vivía en aquellos momentos.

― ¡¡Co-corred!!

Eran las palabras más escuchadas y, a pesar de que los caballeros se movían raudos con los caballos que estaban en la parte trasera del cuartel, donde se sitúan los establos, mucha gente ignoraba a esta pequeña autoridad y salía a toda prisa mientras llantos desolados cubrían las calles anteriormente en calma.

Los caballeros que iniciarían la lucha se formaron en grupos de 31 donde iban en 2 filas de 5 [Arqueros de élite], 1 fila de [Lanceros de élite], 1 fila de [Magos de élite] y 2 filas de [Caballeros de élite] siendo todos liderados por un General al mando del pequeño escuadrón. La idea inicial era usar la estrategia de encerrar a la criatura para que se sintiera intimidada y ganar tiempo para que los Caballeros de élite se reunieran dando un rodeo desde la parte trasera del Cuartel hasta la puerta sur del distrito comercial, donde calculaban entrarían en combate en el centro del largo pasillo donde un par de días atrás estaban todos los puestos comerciantes que Yun observó.

Emi tenía el rostro sereno pero, por dentro, no podía creerse que todo aquello sucediera en un margen de tiempo tan corto. En menos de 15 días había perdido a una persona especial para ella, se había unido al escuadrón de élite por venganza, había conocido a alguien que jamás aceptaría por Héroe y sufrió 2 ataques hacia el Cuartel. Para ella, es como si el fin del mundo empezara a asomar por la puerta llamando como diablo deseando entrar.

Los desplazamientos de caballeros en formación se hicieron a pie mientras que los que deberían rodear a la criatura para iniciar el combate iban con los corceles que, raudos como solo ese noble animal podía, les llevaba sin pausa hacia el lugar acordado por el joven a cargo de la operación, nada más ni nada menos que Kale.

― Recordad que no queremos víctimas en esto, si veis civiles auxiliadlos como primera necesidad. La primera, segunda y tercera línea de escuadrones enviados deberán aguantar, que usen una posición defensiva usando a los magos para una pequeña barrera mientras que los arqueros y lanceros traten de [Envenenar] a lo que quiera que eso sea.

Sus manos se movían con agilidad señalando con el dedo índice a los soldados hacia dónde deberían ir, "tú hacia allí, tú a cargo del 28, se necesitan 2 magos más en el 16, ¡¿dónde están los corceles para la élite?!". Realmente daba una sensación de líder confiable mientras desempeñaba su rol.

Por otra parte, desplazándose a media prisa se encontraban la anciana Masara a cargo de la Tropa imperial que no podía sumarse al objetivo debido a que debían realizar un plan de protección relativo a la familia real por si las tropas de Élite fallaban en contener al monstruo. A su lado, con la misma velocidad, Calvo-san tenía el ceño ligeramente fruncido mientras pensaba a toda prisa cuál sería la maniobra más efectiva de desalojar las zonas radiales al inminente conflicto que se iba a ocasionar.

― Masara, ¿qué ruta de ataque tomará la gente a manos del joven Kale?

― La verdad es que no lo hemos hablado. Todo ha sido muy abrupto, por las formaciones parece que intentan realizar un rodeo estratégico y poner a la criatura en un punto medio, la verdad es que me parece una mala idea ya que solo generará más destrucción material. La plaza es un buen punto de combate, hay más espacio.

El hombre calvo se tocó la barba y suspiró.

― ¿Quizás sea ese su plan? No, absolutamente ese es su plan. Reducir la movilidad de la criatura al máximo, no sabemos qué tipo de fuerza posee, pero si no tiene tanto espacio para desplazarse con libertad quizás los magos que lleguen con el hechizo de contención de grado 17 (1) tengan alguna oportunidad.

― La verdad es que sigo sin verlo una buena opción. No estamos reduciendo únicamente su maniobrabilidad, sino que la nuestra también quedará reducida.

― Bueno, dejemos que él se haga cargo de esta situación, ¿quizás pueda demostrarte que ya no es tu pequeño Kale? Ha cambiado mucho desde entonces.

― .....Le insistí de mil maneras a abandonar. ¡Tiene la misma sangre arrogante y prepotente que su padre tenía!

El hombre calvo sonrió ligeramente mientras el rostro de la anciana Masara quedaba notablemente hundido en la más indignada de las expresiones.

Todo en conjunto, sucedía mientras Yun caminaba ligeramente herido hacia la zona cero donde se estaba a punto de ocasionar la batalla. Por el camino pasó cerca de Emi y ambos intercambiaron miradas. Aquella mirada tajante que ella le dio le indicaba el más profundo de sus miedos, como pudo resistió la tentación de detenerse y preguntarle si estaba bien continuando adelante.

Por su parte, la recepcionista Moku daba indicaciones a los nuevos iniciados caballeros sobre qué hacer en caso de emergencia, desplazaba sus manos hacia aquí y hacia allá con un tono serio haciendo perfectamente su trabajo. A pesar de que se centraba en cumplir con sus órdenes, ya había expresado con anterioridad su voluntad de colaborar con el incidente como una arquera de medio campo pero se le negó debido a que no querían involucrar a gente ajena.

A pesar de ser la recepcionista del Cuartel, seguía siendo una civil y tenía ordenes explícitas de no involucrarse en una batalla directa a menos que diera apoyo. Un ejemplo fue en la misión anterior donde solo tenía que evaluar la situación de Yun, no tenía permiso de actuar a menos que sus vidas estuviera en peligro.

Moku permanecía centrada en dar instrucciones. En el piso superior no tuvo la posibilidad de hablar con él sobre su descubrimiento y al desaparecer de su vista, no pudo alcanzarle debido a que todos estaban bajando a prisa cuando fueron liberados de su [Presión]. Su voz estaba activa mas su mente estaba ausente debido a los recientes eventos que habían ocurrido, en su interior estaba preocupada de que la situación pudiera terminar de la peor forma posible y muchos caballeros fueran a sufrir las consecuencias.

Sin ningún motivo, a su mente vinieron dos personas. Solo imaginarse que Emi podía recibir algún tipo de daño por aquél bastardo que ahora mancillaba su nombre a base de gritos desesperados de rabia hacía que tuviera escalofríos. Por algún motivo, a la segunda persona que tenía en mente sabía que no saldría dañada con facilidad, pero notaba una presión terrible en el pecho con solo imaginarse que podía recibir daño o incluso perder la vida.

― ....Manteneos a salvo.

Murmuró para sí misma en el caos de la confusión.

Volviendo al campo de batalla, el monstruo de piel rojiza seguía repitiendo una y otra vez el mismo nombre. Por razones que nadie entendía, no atacaba ni tampoco realizaba ningún acto que no fuera lanzar esas voces desesperadas al cántico de "¡emi-sama!". Los escuadrones que estaba en la plaza rodeándolo disparaban con toda su fuerza las flechas, virotes, lanzas y hechizos de baja casta para tratar de dañar su gruesa piel pero todos estos proyectiles y magias simplemente rebotaban y caían al suelo sin impacto mientras que la magia únicamente desaparecía.

Si la criatura no era capaz de moverse o atacar, entonces el plan de ataque fallaría ya que tenían que guiar al monstruo hacia la posición donde tenían presuntamente el combate pensado, pero no eran capaces de hacer que el monstruo se moviera. Cuando todo parecía seguir sin cambios notables, el monstruo fijó algo con la comisura de sus millares de ojos y se giró de forma abrupta.

Su cuerpo estaba ahora enfocando hacia el Cuartel y, sin dar ningún aviso previo, empezó a correr como un loco en línea recta destrozando la plaza y creando camino a su paso. Todos los miembros de los escuadrones que estaban rodeando al monstruo dieron gritaron mientras veían cómo el plan se iba deformando poco a poco: ¡la caballería estaba muy lejos ya que venían de la zona de emboscada!

― ¡¡¡¡GHUJAAAAAAAAA!!!! ¡¡EMI-SAMAAAAAAA!!

Cada grito hacía temblar los alrededores, cada paso creaba un pequeño estruendo que movía el suelo de piedra de mil maneras destrozándolo. Lo que vio por el rabillo del ojo fue, precisamente...

• • •

― Emi, por favor, mantente al margen de esta situación. Esa cosa está diciendo tu nombre, es muy peligroso que te acerques.

― Agradezco su preocupación Leopold-sama, pero no me quedaré de brazos cruzados mientras mis compañeros caen en combate por algo que está tras de mí.

― Maldita sea. ¡Es una orden!

La voz exaltada de Leopold asustó incluso a los miembros de su escuadrón de [Caballeros del Legado]. Leopold había sufrido mucho más que nadie la pérdida de su compañero y su mente no se había recompuesto todavía.

― ¡No seguiré ese tipo de órdenes!

― Tú...

Leopold frunció el ceño y miró fijamente a Emi en la puerta del Cuartel donde todos, incluído Yun, se movilizaban hacia todas las direcciones. Lucile, Alaya y Jurian miraban la situación con un nudo en el estómago, al final el joven lancero Jurian posó una mano en el hombro de Leopold y lo calmó con un "no podemos impedir que alguien se sienta impotente por una situación donde se le impide ayudar. Si está con nosotros, será de ayuda. Permítele ayudar". A pesar de esto, todos conocían los sentimientos del joven hacia la recién llegada démica, pero callaban en silencio debido a que los asuntos amorosos de su líder no eran de su incumbencia.

Ellos sabían que poco a poco, ese aprecio se había desplazado al aspecto del amor y, desde hace poco, al de la sobreprotección. Tal era su empeño porque no recibiera daño que se olvidaba de qué clase de persona era Emi. Tenía un carácter fuerte y unas habilidades como asesina de lo más útiles. Si se encontrara en problemas, su agilidad seguramente la ayudaría a escapar.

― ¡Pero! ...

Miró a Emi que, con el ceño fruncido había tomado su determinación. Asintió con la cabeza muy poco a poco mientras todos sonreían ligeramente tras haber calmado la situación. Lamentablemente aquél momento de calma no duraría por siempre ya que el temblor que sentían a la lejanía empezó a resonar con fuerza.

¡La criatura estaba realizando un sprint a una velocidad poco común para un monstruo de su tamaño y venía directamente al Cuartel!

Nadie se esperaba que fuera a tomar esa dirección ya que, si bien oían los gritos de desesperación nombrando a una persona, no se hacía la idea de que aquella criatura habría visto a Emi a través de todo el gentío del Cuartel desde su elevada posición debido a su altura.

El pánico se desató. Los caballeros de mayor rango y con más experiencia militar tomaron la posición de generales temporalmente montando pequeños grupos con los caballeros iniciados que temblaban como si fueran una gelatina.

La criatura se acercaba cada vez más y más. Los temblores eran cada vez peores y su putrefacta voz hacía estremecer los nervios de Emi a pesar de aguantarlo bien.

La criatura continuó corriendo como si su vida dependiera de ello. *PAMM PAMM PAMM PAMM* eran los pasos que marcaban el principio del combate. Cuando estaba a menos de 100 metros de alcanzar a su objetivo, una esfera negra chocó con una fuerza abismal en el pecho de la criatura y lo perforó.

La propietaria de esa esfera era la anciana Masara, que estaba cerca del campo de entrenamiento donde la puerta aún seguía sin estar reparada por el incidente de ayer. La mujer anciana frunció el ceño mientras que el hombre calvo soltaba un "hmm, no has perdido tu toque Masara. Me habría vuelto a casar contigo si no fuera por tu mal carácter".

La esfera había salido como una bala de cañón del tamaño de una pelota de baloncesto desde la palma extendida de su propietaria. Lamentablemente, la criatura lejos de caer redonda gruñó mientras su cuerpo se regeneraba a una velocidad impensable.

― Está más duro de lo que pensaba.

― ¿Quieres decir? Yo creo que fue un buen lanzamiento, Masara.

La anciana suspiró y cargó otra esfera concéntrica apuntando al objetivo y, mientras lo cargaba, el hombre calvo sacó un bastón alargado terminado en una esfera, todo de madera de un color marrón oscuro.

― ¡Te daré apoyo, como en los viejos tiempos!

Cuando la esfera fue cargada en su totalidad, salió disparada veloz como un proyectil hacia la cabeza del monstruo pero, lejos de lo que podían imaginarse, el monstruo abrió la boca y absorbió la esfera con una terrible fuerza de succión.

― ¡¿Qu-?!

― ¡¿Wa?!

Ambos quedaron perplejos y, con ellos, todos los demás caballeros que a pesar de observar la escena, seguían formándose en pequeñas cuadras para el combate.

El monstruo escupió la esfera al grito de "¡EMI-SAMA!" y esta voló fugazmente hacia la anciana Masara con instinto asesino.

― ¡Hoho, no en mi presencia!

El hombre calvo saltó exageradamente alto y dio una vuelta de campana con el bastón. Como si fuera baloncesto, bateó con la punta de su bastón la esfera y esta empezó a deshacerse en un montón de finas partículas.

La anciana suspiró mirando al hombre calvo con su expresión seria como siempre.

― Tampoco has perdido tu forma.

Cuando aterrizó ligero cual pluma sonrió ampliamente y le dio unos golpecitos en el hombro *TAP TAP*.

― ¡Yo nunca pierdo la forma!

El buen humor a pesar de la situación de riesgo era algo característico de los guardianes del cuartel sur, algo que si bien para los demás cuarteles parecía absurdo, tranquilizaba a los demás dándoles un aire confiable.

¡¡¡¡EeEmMmmIIi-SaaAamMMmMmaaAAAAAAHH!!!!

*ROAAAAAAARGH*

La criatura lanzó por primera vez un ataque dirigido hacia esos dos generales a cargo del cuartel, siendo estos el hombre calvo y la anciana Masara. Con la mano de una forma grotesca dio un manotazo al aire y un viento huracanado mandó a volar varias estructuras a su alrededor además de que el aire de alto valor lanzó a los caballeros con menos vigor contra paredes o incluso tirándolos al suelo.

― Parece que no le caemos bien, Masara.

― Es una auténtica lástima, todos los que me conocen dicen que soy una persona muy dulce.

Parecían dispuestos a iniciar el combate pero, la criatura gritó de golpe al compás de una explosión que provenía de su pierna derecha. Cuando se giró buscando el orígen, pudo ver una hermosa armadura plateada con líneas doradas. Un casco que portaba la destrucción en sus ojos y, a su vez, el orgullo del título que todos llamaban como [Maldito] meciendo su espada [Argael] en una posición de combate.

• • •

[YUN]

― "Agh, me duele. Hacía tiempo que no recibía un daño tan severo en mi cuerpo... ¿Será que no me ha dado tiempo a regenerarme por completo?"

Miro a todos lados, el tumulto ahora está en caos a medida que esa cosa está generando terror cerca de la plaza central a más o menos 500 metros de aquí. Parece que todos tienen una posición, unos cuantos caballeros han cogido caballos y se dirigen a dar la vuelta. El chico joven que me daba misiones ahora está dando órdenes de forma precisa. El cielo está nublado y parece que lloverá en cualquier momento, solo espero que esto termine antes de que empiece la lluvia.

Corro a un ritmo moderado, me duele el pecho y mis puntos de vida parecen haber bajado un poco. Maldita sea, ¡¿qué era esa cosa?! Como si me hubiera podido leer la mente, Gaemi empieza a decirme algo de forma mental mientras me sigue corriendo.

― "Escúchame, eso que tiene es un [Fragmento de guerra]. Para ponerlo simple, los [Fragmentos de guerra] son la materialización del odio de la guerra que existió en los inicios de este mundo bajo los Dioses y los Titanes."

Dioses y Titanes ¿huh? Parece que ellos también lo han tenido difícil durante todo este tiempo. A pesar de que digo esto, no me podría importar menos en este momento, ¡tenemos que llegar a la plaza a la mayor brevedad posible!

Cada vez que oigo su asquerosa voz mancillando el nombre de Emi me dan ganas de arrancarle las extremidades una a una... ¡Haaa! ¡Me duele la cabeza! Eso ha sido un pinchazo, mejor que no piense en estas cosas por el momento. Sería horrible si el título de [Héroe] cambia abruptamente debido a que no he sabido controlarme.

Gaemi me sigue contando relativamente poco sobre ese [Fragmento de guerra], parece que existen una cantidad inmensa pero no son accesibles para los seres humanos. Espera, ¿....no son accesibles.... para los seres humanos....? ... ¿Entonces cómo demonios tiene ese idiota...?

Le preguntaré personalmente cuando limpie el suelo con su trasero, por el momento he de darme prisa, la regeneración que tengo no es muy alta así que no puedo arriesgarme a recibir mucho daño, tampoco puedo quedarme descansando... ¡Haaa...! Es todo tan molesto....

Llego rápidamente al cruce que divide en 2 los caminos y, si tomara el de la izquierda y corriera un poco más alcanzaría eventualmente la plaza. Mi intención es tratar de lanzar [Hojas aéreas] desde una distancia prudencial para poder aprovechar la regeneración de vida poco a poco mientras infrinjo daño gratuito.

Otro rugido, parece que ese monstruo idiota está armando un buen espectáculo. Ahora todos temen a esa criatura y han dejado de lado su terror hacia mí, quizás sea mejor que por el momento me ignoren.

Ughh.... Esto duele bastante.... Me arde el pecho y noto una sensación desagradable y familiar al mismo tiempo. No puedo ver ahora mismo qué sucede debajo de mi armadura, a pesar de que podría volverla ligeramente translúcida no tengo tiempo que perder.

Corro y corro mientras Gaemi me sigue de cerca, su expresión de seriedad está ahora substituida por una de ligera preocupación. Si fuera algo menos orgullosa sería una esposa estupenda, lástima que su sentido de la superioridad se anteponga a esos sentimientos tan honestos.

Éxito, parece que un poco más y llegaré a la pl... ¡¿HA?! ¡Oye estúpido! ¡¿Por qué te estás girando?! ¡¡¿¿A dónde vas??!! Maldita sea, de golpe ha empezado a correr como si le fuera la vida en ello hacia el cuartel, todos están igual de confusos que yo. No quiero usar [Pulso aéreo] debido a que sería un blanco demasiado fácil para esa cosa, prefiero utilizarlo cuando estemos en combate.

Corro hacia la dirección opuesta, intento poner más fuerza en mis piernas para llegar con mayor velocidad a pesar de que ahora mismo me duele bastante el pecho. Cuando estoy a punto de llegar, veo que la criatura recibe una explosión muy impresionante y la mitad del estómago se abre lanzando un montón de un líquido desagradable en varias direcciones.

....Claro, no podía ser de otra forma. El monstruo idiota ahora está regenerándose a una velocidad que realmente envidio... Eso será un problema aunque, teniendo en cuenta que sé cómo lidiar con la regeneración del enemigo, sólo debería lanzar [Hojas aéreas] hasta volverlo puré.

Me siento confiado a pesar de que esa cosa es bastante grande, medirá aproximadamente 20 metros y soy incapaz de imaginarme su peso. Su amorfa barriga se mueve de aquí para allá y, si ya de por sí es asquerosa, esa boca que tiene por la altura del pecho le da un punto de repugnancia adicional.

Si pudiera ganar una habilidad, habría obtenido la de [Repugnancia máxima], desde luego.

Por fin vuelvo al punto inicial de partida, estoy en el camino que lleva a la puerta del cuartel y a los lados puedo ver los campos de entrenamiento plagado de pequeños escuadrones formados de forma improvisada. En la parte más alejada del campo veo a esos dos generales que tuvieron la audiencia conmigo. ¡Ah! Ese era... ¿el hombre calvo simpático-san? la mujer anciana se llamaba Masara si mal no recuerdo.

La criatura arroja una esfera que previamente había engullido y el hombre calvo da un magnífico salto y de una forma elegante da una vuelta sobre sí mismo golpeando con la punta de su bastón la esfera, que desaparece con mil chispas.

Recupero un poco la situación y veo que la criatura está a poco más de 200 metros. Se acerca muy rápido y da un manotazo al aire creando un viento muy agresivo que viene dirigido hacia aquí. Muchos caballeros salen volando mientras que los que tienen algo más de nivel aguantan el ventarrón con dificultades pero sin salir despedidos.

Actuemos cuanto antes, si esa cosa se acerca demasiado podríamos ocasionar víctimas. En su mayoría me da igual, pero hay una persona que no quiero que reciba daño. Sería injusto decir que no me sentiría mal si por mi culpa calvo-san muriera, al fin y al cabo es una de las pocas personas simpáticas con las que me he encontrado.

Hora de actuar, cojo la el espadón con la mano derecha y lanzo una [Hoja aérea] con algo de fuerza. La hoja viaja maravillosamente dejando un pequeño destello azul mientras choca con la pierna del monstruo. Éxito.

Espera, ¡¿no le he hecho apenas daño?!

Su pierna tiene una ligera marca oscurecida donde mi ataque ha aterrizado. Esto no era lo que yo esperaba...

La criatura se fija en mí y yo en ella. Supongo que hemos llegado a ese punto donde "El héroe lucha contra el monstruo" ¿huh?

No soy un héroe. Solo soy un estúpido con unas estadísticas realmente altas. Aun así, no dejaré que alguien reciba un ataque mío y salga sin rasguños. Todos se giran para ver hacia mi posición, sus ojos se clavan en mí mientras algunos gritan de felicidad. Maldita sea, son todos unos idiotas aprovechados, hace poco más de una hora me odiaban y temían, ahora algunos vitorean mi nombre como si fuera la señal de la victoria.

Los humanos somos criaturas interesadas, supongo.

Gaemi me susurra algo al oído.

― "No menosprecies al objetivo. No estás luchando contra un monstruo, estás luchando contra un pequeño fragmento de la guerra, el más pequeño de todos parece, la [Lujuria]."

Bien, parece que a veces la diosa de los pervertidos tiene consejos útiles.

Vamos a ello pues.

• • •

El campo de batalla rompió en vitoreos de alegría y gritos de "¡es el héroe Hiro-sama!" como si hubieran ganado ya el enfrentamiento. A pesar de que eran mayormente voces de los iniciados, demasiado cobardes todavía como para poner su vida en riesgo por los demás, Yun no pudo evitar tener una pizca de irritabilidad por la situación.

El hombre calvo y la anciana miraron al joven aprendiz de Héroe, sus expresiones no cambiaron por eso. Es más, la de la anciana parecía ligeramente decepcionada por ese ataque que no parecía contener casi fuerza. El monstruo por su parte miró fijamente a Yun y su frase cambió.

¡¡¡TTtttTttTttTTTÚÚÚÚ!!!

Yun alzó la mano y saludó como si fuera un conocido de toda la vida. Eso solo enfadó más al monstruo.

Antes de iniciar ninguna acción, Yun se encargó de usar su [Ojo de Serpiente] en él.

————————————————{*}————————————————
[Códice demoníaco]
<Monstruosidad lujuriosa>

Vida: 90281/91800
Nivel: 101
Tipo de velocidad: Lenta
Patrón de ataques: Golpes mortales de lentitud extrema

« Historia » 
La habilidad no ha sido capaz de reunir historia.

« Habilidades » 
La habilidad no ha sido capaz de reunir habilidades.

« Efectos » 
[Mutación por Fragmento de guerra: Lujuria]
[Bendición del Fragmento de guerra: Lujuria]
[Regeneración extrema]
[Piel de gran dureza]
[Iracundo]
———————————————{*}————————————————

Su respiración se cortó casi en seco. Nivel 101, casi 92.000 puntos de Vida. ¡¿Qué era esa absurdez?! En su corazón notaba que aquello era un castigo del cielo. Puso fuerza en su pierna izquierda y sin pensárselo demasiado cargó de forma directa para coger fuerza con el brazo y así lanzar una [Hoja aérea] de mayor potencia.

Cuando cargó el ataque corriendo, lo lanzó con mucha fuerza aplicada en el golpe. La hoja aérea voló maravillosamente e impactó nuevamente en el mismo lugar que antes. Una muy pequeña brecha podía verse en la pierna donde el ataque había aterrizado, pero su [Regeneración extrema] trabajó de forma rápida reparando la herida.

― "Esa cosa es dura."

La monstruosidad de golpe abrió los brazos y de la zona de las axilas empezaron a brotar una serie de tentáculos parecidos a los de los calamares de su mundo y, con una gran velocidad, fueron a buscar al joven. La monstruosidad ahora gritaba "¡Tú!" en vez de "¡Emi-sama!".

Los tentáculos eran viscosos y tenían un montón de ventosas distribuidas a lo largo de sus extremidades terminando en forma puntiaguda. Los tentáculos aterrizaron en la posición donde se ubicaba Yun pero éste los esquivó usando su atributo Agilidad.

Cuando el hombre calvo miró la situación con el ceño fruncido murmuró algo como "vamos a ayudar, Masara" pero la anciana puso una mano y prohibió al hombre actuar. El hombre calvo, sorprendido miró la acción y cuando iba a protestar, pudo notar el rostro de la mujer.

― Esto es algo en lo que intervendremos si es necesario. Por el momento dejad que ese hombre de allí demuestre de qué es capaz.

El hombre calvo transmitió el mensaje a los demás escuadrones que, en parte se alegraron de la noticia. Solo habían tres personas que no estaban de acuerdo, y cada una de ellas por distintos motivos.

Yun usaba cada oportunidad para esquivar y lanzar una hoja aérea hacia los tentáculos, pero estos se regeneraban a gran velocidad dejando el campo de batalla cada vez más plagado de obstáculos para desplazarse. Debido a que la zona de entrenamiento no era muy grande, todos los escuadrones incluídos los generales y los [Caballeros del Legado] retrocedieron rápidamente dando espacio.

La monstruosidad de golpe dejó de atacar, Yun vio una oportunidad para atacar directamente pero algo le dio mala espina.

De golpe, los tentáculos cortados que estaban en el suelo vibraron y sin mucho aviso, un *POOOOOOOOOOOM* salió de ellos explotando y lanzando al joven a volar varios metros violentamente.

― ¡AGH!

Todos pudieron escuchar el lamento del joven recibiendo el impacto de forma directa, más de 12 tentáculos explotaron sin previo aviso a escasos metros de él.

El corazón de la gente se estremeció como si hubieran visto al demonio. Moku, que observaba la situación detrás de el tumulto de gente que había buscado cobertura en el Cuartel torció los labios en preocupación. Emi, cruzada de manos mantenía ese rostro serio a pesar de que muy en su interior, no quería ver morir a nadie más. Y ese Héroe no era una excepción. Al fin y al cabo, todos allí estaban peleando bajo su nombre ya que esa criatura buscaba a Emi y a nadie más.

Volviendo a nuestro joven aprendiz de héroe.

Su armadura no tenía daños, pero se notaba que los movimientos del joven estaban siendo afectados por los daños que se iban acumulando. Al fin y al cabo, aún no se había regenerado por completo del maldito [Vínculo] que había compartido con Moku.

Yun se recompuso del golpe y utilizó a [Argael] para mantener su equilibrio recuperando los sentidos. Las anteriores voces de ánimo cada vez iban haciéndose más pequeñas y un murmuro de preocupación empezaba a inundar la zona. La caballería tardaría en venir y Kale había partido con el equipo de caballeros al completar la organización del plan, por lo que no tardaría mucho en volver siendo uno de los últimos en abandonar el cuartel.  Así que fuera como fuera, por el momento estaba solo.

La monstruosidad empezó a acercarse más y más acortando la distancia entre él y Yun cada vez que le era posible. Extendió una de sus manos y un pringue de color verde salió disparado como un chorro a presión hacia el joven que lo evadió rápidamente. El lugar donde el pringue había aterrizado empezó a humear y la gente veía cómo la piedra se disolvía en cuestión de segundos.

― "¡No te hagas el arrogante, tú idiota!" - pensó Yun mientras pensaba en su siguiente acción. Estaba claro que no podía acercarse demasiado debido a esos malditos tentáculos que todavía rodeaban sus axilas y daban vueltas sobre sí mismos como si se burlaran.

A pesar de tener una gran cantidad de habilidades, la mayoría eran absurdamente inútiles debido a que venían con el conjunto de [Posición defensiva] en la mazmorra. En una situación donde su enemigo era ligeramente superior a él, la mente de Yun encontró uno de sus peores defectos:

La falta de habilidades.

Hasta ahora había pasado con su fuerza y con la suerte de aprender algún hechizo de forma extraordinaria bajo presión, pero ¿y si eso no sucedía esa vez? ¿moriría? Él ya había muerto una vez en su mundo, pero nada le garantizaba que reviviría una segunda vez en este.

La frustración cruzó su rostro oculto tras el casco.

Yun pensó que si no podía atacarle de cerca pero tampoco mantener un ritmo de lejos, usaría el espacio aéreo para llevarlo a un terreno conocido.

La monstruosidad se acercó hasta estar a menos de 30 metros de él, los edificios y construcciones a su paso eran ahora escombros y su grotesca tripa se movía de un lado a otro meciéndose al compás de sus movimientos. Una risotada lasciva salió de los malformados labios de la criatura enseñando toda la curvatura de dientes afilados como cuchillas y su lengua de color marrón llena de un líquido que no quería pensar qué era.

Yun invocó su [Pulso aéreo] y se desplazó saltando por el aire magníficamente. La criatura vio como su objetivo ahora estaba deslizándose como un pez por el agua delante de él y frunció el ceño de una forma bastante extraña debido a su deforme físico.

¡¡¡MmmMmUUEeeEeeRRrrrEEEE!!!

Como si estuviera apartando moscas, empezó a mover las manos en el aire para desestabilizar el [Pulso aéreo] del joven consiguiéndolo con éxito. Yun luchaba con todas sus fuerzas por no caer de la altura de los más de 10 metros en los que ahora se encontraba. No por el daño que sufriría por caída, sino por el tiempo en el que la monstruosidad tendría el control de la situación.

― "¡Maldita sea! ¡No puedo acercarme a esa cosa!" - decía Yun mientras calculaba ferozmente en qué dirección debía lanzar su [Pulso aéreo] para contrarrestar la fuerza del viento huracanado lanzado hacia él.

Estaba claro, solo defenderse no ayudaría. Su aguante podría terminar mucho antes que el suyo, necesitaba atacar.

Yun entonces cogió a [Argael] y con dificultad lanzó una serie de [Hojas aéreas] bastante débiles debido a su situación teniendo que concentrarse para no ser enviado a volar contra el cuartel. Esta vez, apuntaba a los millares de ojos que tenía en la cabeza.

Éxito, una de esas [Hojas aéreas] acertó en los pequeños ojos de la monstruosidad haciendo que ésta gimiera de dolor y diera un paso atrás deteniendo su ataque.

― "¡Ahora!"

Empezó a lanzar más hojas hacia los demás puntos con ojos, esta vez aplicando gran fuerza en los ataques. Las decenas de hojas aéreas volaban majestuosamente y aterrizaban en el duro cuerpo de la monstruosidad al sonido de *BAMMM*.

La monstruosidad se quejaba, pero de forma inesperada lanzó los tentáculos y golpeó con fuerza al joven Yun que no era consciente de que éstos aún rondaban por el combate.

*¡BOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOM!*

El cuerpo del joven aprendiz de héroe impactó con un horrible sonido contra el suelo. Un ¡AGH! volvió a salir de sus labios y unas pequeñas gotas de sangre ahora adornaban el casco plateado por la altura de los labios.

Entre los caballeros, los vitoreos ahora eran gritos de ánimos y preocupación. Moku se acercó a Emi y apretó fuerte su brazo con una expresión de preocupación. Emi miró sorprendida esta acción y después volvió su atención al combate mordiéndose el labio murmurando algo como "maldita sea".

Yun se intentó recuperar, pero lo peor venía cuando la criatura saltó con todo su peso encima del joven.

*POOOM POOOOM POOOOM POOOOM* sonaba mientras pisotón a pisotón, el cuerpo del joven recibía las toneladas de la criatura al grito de "¡TÚ TÚ TÚ TÚ!".

Moku apretó tan fuerte el brazo de Emi que parecía que en cualquier momento fuera a arrancárselo. Una pequeña gota de agua recorría la mejilla de la chica démica, Emi miró a la chica murmurando "¿Tú.....? ¿Es él el que tú....?" y, al darse cuenta de esta situación, su mirada demostró preocupación en el espectáculo tan sangriento del momento.

Golpe.

Golpe.

Uno más.

Duele.

No había un reinicio de partida. Nadie vendría a salvarlo. No era un héroe, solo una persona con unas estadísticas monstruosamente fuertes. Él era el idiota más grande del día.

Menospreciar a un enemigo. La primera norma prohibida de cualquier MMORPG y él había tomado ese paso en falso como si hubiera tratado con un simple guardia. Por dentro, recibiendo los impactos despiadados de la monstruosidad, sentía que todo aquello parecía irreal.

Gaemi le habló.

― "¿Qué crees que haces tú idiota? ¡Levántate de una vez o patearé tu culo tan fuerte le dolerán a tus antepasados cien veces!"

Toca despertar.

No recibiría un 'power up' que le salvara de la desesperación. Le tocaba usar todo lo que tenía, demostrar que la fuerza no viene de la habilidad, si no del uso que se le da.

Todo esto pasó por su mente en un segundo. Después de cerca de 12 impactos de la monstruosidad, dejó de pisarlo y con una risotada obscena movió su pie para ver los restos del aprendiz de Héroe.

En el gran cráter de más de 7 metros de profundidad estaba el cuerpo destrozado del joven héroe. Su armadura plateada estaba llena de manchas de tierra y, si bien no tenía ninguna herida, por dentro su cuerpo estaba destrozado.

¡¡¡EeEEEEMmMiIiI-SsSAAMMMmMMmMMmmAAAaAaaAhHhhHHH!!!

La voz en el cráter habló. De forma tajante y clara.

― Te he dicho...

La monstruosidad, al igual que los ojos de todos se centraron en el cráter. El cuerpo magullado y frágil del joven se arrastró usando a [Argael] como punto de apoyo. Cuando la monstruosidad levantó la pierna para darle el golpe de gracia, Yun blandió a [Argael] y, como si un espíritu de guerra le hubiera poseído la blandió con fuerza.

― ¡¡¡...QUE NO ES TUYA!!!

La [Hoja aérea] no era lo suficientemente fuerte para cortar su piel, pero sí que lo empujó un poco evitando que su pie aterrizara sobre él. La monstruosidad miró al joven con rabia y caminó de nuevo hacia él.

Todos, al oír al Héroe hablar, callaron en seco pensando sobre la maldición que él les había dicho. A pesar de eso, nadie dijo nada en el momento y callaron observando la situación. Emi, por contraposición, notó un pinchazo en lo más profundo de su corazón. Ella sabía que no era posible, pero esa voz...

La monstruosidad saltó de nuevo para aterrizar sobre él, Yun se desplazó de nuevo a una velocidad mucho más rápida que la anterior. Esta vez, su velocidad no era para huir sino para dar vueltas en círculos sobre el enemigo.

― ¡¡¡TTttTTttUuUuUUUuuU!!!

Su velocidad dejaba una estela de él mismo debido a que la gente no podía seguir su velocidad, rápida como el mismísimo sonido. Enmedio de este círculo que había creado, empezó a lanzar un montón de [Hojas aéreas] de poca potencia pero siempre enfocados a los ojos que tenía a la altura de las rodillas. Esa acción hizo que la monstruosidad gritara en un dolor agónico mientras trataba de aplastar a Yun con la mano.

Su velocidad punta no era fruto de ninguna habilidad especial. No había ganado fuerzas de la nada, solo aprovechaba al máximo su agilidad y utilizaba el hechizo de [Ilusión] de forma práctica usándola y cancelándola para crear falsas ilusiones de él.

Cuando la monstruosidad parecía volver a querer lanzar los tentáculos, Yun lanzó su [Pulsación aérea], voló hacia los ojos de la criatura y con un grito lanzó el hechizo de [Iluminación] concentrando toda la potencia de la luz en un solo punto, los ojos de la cabeza.

La criatura se quejó cegada y movió sus manos por la zona de la cabeza intentando darle al joven.

Yun aterrizó en el suelo y aprovechó que la monstruosidad estaba cegada.

― Haaa.... Haha....

Cargó a [Argael] como jamás había hecho. Puso toda su fuerza en la espada y, con un movimiento agresivo, lanzó una [Hoja aérea]. Solo una.

Esta hoja no voló hacia su objetivo, sino que se quedó en el lugar como cuando se enfrentó a los guardias y detuvo sus proyectiles con un muro. Yun frunció el ceño y volvió a hacerlo. Una. Dos. Tres. Cinco. Doce...

La ceguera de la monstruosidad no duraría mucho más. Yun empezaba a desesperarse, cada vez que lanzaba una de esas [Hojas aéreas] su brazo le dolía de sobremanera. Tal era la fuerza que aplicaba que su no muy fornido brazo notaba las venas de los brazos tanto que parecía que fueran a explotar en cualquier momento.

― "¡Funciona, maldita sea!"

― "¡¡Funciona!!"

Gritó.

― ¡¡¡¡¡FUNCIONA, MALDITA SEA, FUNCIONA!!!!!!

Al gritar eso, la última [Hoja aérea] impactó con las demás y el centro de ésta empezó a moverse a voluntad. Sus hermosas figuras blancas y azules empezaron a mezclarse y de toda la suma salió una figura majestuosa.

Un gigantesco dragón creado por la voluntad de lucha del joven que crecía y crecía. 2 metros, 3, 5, 7.

Yun gritó como si su vida fuera de ello y, el dragón emuló a su amo levantando la cabeza y dejando un rugido que asombró a toda la región sur de la ciudadela.

Figura hermosa y alargada, cuatro fornidas extremidades distribuídas en su longitud con garras espeluznantes. Era un dragón de carácter asiático, alargado con unos colmillos increíblemente hermosos. El brillo de su cuerpo dejaba una estela azul que embelesaba a todo el mundo.

La última [Hoja aérea] que Yun lanzó fue el detonante para que el Dragón actuara. La hoja aérea final no se sumó al dragón, si no que voló de forma horizontal e impactó contra el estómago del objetivo abriéndole una parte importante.

La voz de Yun fue tan clara y tajante que cortó el ambiente.

― Mata.

Decía cansado mientras mantenía la espada en alto apuntando a su objetivo.

El dragón rugió con fuerza y voló hacia la monstruosidad que recuperó la vista poco a poco. Cuando se dio cuenta de lo que se le venía encima, lanzó un manotazo a la criatura hecha de hojas aéreas pero, al intentarlo, su mano desapareció.

No es correcto decir que desapareció sino que, debido a que su cuerpo era en sí una gigantesca hoja aérea, su mano se había cortado en porciones tan minúsculas que era imposible de ver.

La monstruosidad se dio cuenta de la situación demasiado tarde. El dragón impactó con todo su majestuoso cuerpo en el estómago del enemigo acabando de destrozar la parte faltante del estómago. Su grito de agonía solo era comparado con los ojos de la gente que veía la situación con incredulidad, el dragón giró y atacó su cabeza. Piernas. Brazos. Cuando era solo un montón de trozo de carne sin vida, el dragón voló hacia abajo en picado e impactó con toda su fuerza.

Un *POOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOM* resonó por toda la ciudadela Dram. El resultado no fue otro que un nuevo cráter, pero esta vez no se podía ver el fondo del mismo.

Todos callaron. Callaron sin saber qué decir hasta que escucharon un cuerpo caer.

Yun cayó inconsciente por la falta de fuerza. Lo único que se mantuvo en pie, fue [Argael] que quedó perfectamente clavada en el suelo del campo de batalla.

Todos eventualmente corrieron hacia el joven para verificar su estado entre gritos de preocupación y admiración. Masara sonrió por primera vez y golpeó el pecho del hombre calvo.

― Aprobó.

Tras esto, se giró y entró en el cuartel haciendo un gesto con la mano. El hombre calvo sonrió de nuevo mientras suspiraba y guardaba el característico bastón detrás de su espalda.

A pesar de que todos corrían hacia el joven para verificar su estado, alguien fue mucho más rápida que los demás.

Lo último que Yun notó de ese día fueron unas manos que le sujetaban en brazo. Unas manos cálidas que si bien no reconocía, le reconfortaba en el mundo de los sueños.

• • •

En la parte superior del cuartel, dos figuras miraban con una sonrisa la situación.

― ¡Señor Dubbers! ¿Cómo lo hizo el señor desconocido? ¿Eh eh eh?

El hombre acarició el pelo de la joven chica y suspiró.

― Progresa bien. A pesar de que tiene un largo camino, eventualmente recuperaremos a nuestro gran señor.

La lluvia que caía ahora de forma ligera dejando el campo de batalla en paz después de un gran caos.


¡Oyaho~!

(1) Contención de grado 17: No lo he explicado y soy bastante tonto. Los grados se calculan en parejas de 5, 1 grado = un hechizo de nivel 1-5. En este caso, el grado 17 sería un hechizo de nivel 81-85.

P.D. El capítulo más largo. que. jamás. he. escrito. DIOS.

Os comento, tardé más debido a que ha habido una tormenta TERRIBLE en mi zona. Si solo hubiera sido agua me habría dado igual, pero vino acompañada de rayos y truenos. Al caer uno a poco más de 3 kilómetros (de hecho, cayó en el pararrayos campanario del pueblo donde habito), no me arriesgué a que un rayo jodiera la instalación eléctrica del pueblo y eso me trajera consecuencias al ordenador, así que lo mantuve apagado.

EDITO: Ahora ha apaciguado, termino el capítulo (han sido 2 horas y media horribles...). ¡Un saludo! Este ha sido, con diferencia, el capítulo que más me ha costado de escribir pero que más me ha gustado a su vez.

¡Mis más sinceras gracias-!

¡En Facebook más~! ¡Si se comparte la novela, más rápido!

[AVISO: YA ESTÁ FACEBOOK CAMBIADO]
< Por favor seguidme en la nueva página, esta no caerá, ¡saludos! >

Si os gusta mi trabajo, compartidlo por favor por Facebook, Google+... Sea donde sea, me hacéis muy feliz :)
¡Nos vemos en Myriad!


― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― 
« Acto XXXIII • VolúmenesActo XXXV »
― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― ― 
Vol 2. • Act XXXIV -34- •「Overgrowth Level」 Vol 2. • Act XXXIV -34- •「Overgrowth Level」 Reviewed by Irizu-san on 22:57 Rating: 5

6 comentarios

  1. Waaaah este capítulo me ha encantado, ese "te he dicho que no es tuya" me ha flipado demasiado. Por momentos así es por lo que me enganché a ella. Muchas gracias kami-sama y...por fin Emi 😭

    ResponderEliminar
  2. Esto por algun motivo me recuerda en la parte de arifureta donde e prota le "recoge" a su parte del harem, la chica transportada. Por cierto, tu forma de escribir me recuerda de alguna forma a la del autor de overlord, me gusta mucho de hecho, pero esto sin intentar ofender, a usted le falta , nose algo. Quizas mas contenido en las descripciones . Pero oye eso no quita que me guste mucho la serie. buen Capítulo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Épica parte, haciendose lucir el puto Hajime

      Eliminar
  3. En mi opinion creo que en realidad lo que yo no encuentro es el ambiente y la profundidad. A lo mejor soy yo que soy estúpido pero nose xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quiero decir un toque de profundidad y ambiente

      Eliminar
  4. No se........
    La narracion o historia se siente un tanto.........vacia?
    Es como que la narracion o descripciones son un tanto.......superficiales?
    Como sea
    Gaemi Best Waifu,¿porque?,porque es la unica que no lo abandono/odio al cambiar de titulo(emi lo hizo cuando salio de la mazmorra y mato a los monstruos antes de matar al arquero y moku seguro es la misma historia que emi)

    ResponderEliminar

¡Yahooo~☆! Agradezco mucho tu comentario~♡♡ Todos son leídos y contestados en menos de 1 día, Te-hee~☆ ♡♡

Post AD